RSS

Inmutable

Marina se distrae con la radio, el coche caracolea y una sacudida le advierte que acaba de chocar con otro vehículo.  Pablo se detiene y desciende con las manos en la cabeza.
—¿Qué ha pasado? ¿Por qué hizo eso?
—¿Por qué hice qué?
—Esa maniobra.
—Ah, eso. Porque lo miraba a usted.
—¿A mí? ¿Por qué no mirabas la carretera?
—No sé…
—¿Eso qué quiere decir?
—Que cuando lo vi me quedé embobada.
—¡Vaya! —Pablo suaviza el tono.
—¿Le hice mucho daño?
—Sí, un poco.
—Estoy temblando, ¿sabe?
—Bueno, mujer, tranquila, estas cosas pasan…
—Lo digo por encontrarnos así, en medio de la nada…
Pablo, desconcertado, vacila.
—Vale, pero… ¿Tienes seguro?
—Claro, ¿lo traigo?
—Sí, por favor.—Pablo la mira mientras se aleja. ¡Vaya  bombón!
Marina regresa con una botella.
—Tome mis papeles. ¿Quiere que brindemos?
—¿Qué brindemos?
—Sí, porque no nos hemos hecho nada.
—Como quieras, pero dame tus datos. —Pablo bebe un trago.
—Me llamo Marina.
—¿Cuántos años tienes, nena?
—Veinticinco. —Él sonríe seductor—. Eres bonita, ¿sabes?
—Lo sé, gracias.
—A qué te dedicas? —Bebe otro trago.
—Soy policía…
Pablo la mira incrédulo mientras ella, inmutable como un oso de peluche, saca su alcoholímetro del bolso…

Anuncios
 

Los comentarios están cerrados.

 
lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

La lengua arrancada

Diánoia: Escribo como si hubiera con quién dialogar.

Zenaida Wheels

Movimiento y relato

corazón de semilla

la educación libre en Gran Canaria

Tinta en las grietas

Montse Espinar

Las plumas del mochuelo

Relatos ilustrados de Felipe Grisolía

Lulibelula's Blog

Un segundo de vida... digital

A %d blogueros les gusta esto: