RSS

La mínima expresión de un cuento

Envidia

Quiso deslumbrar a sus vecinas. Estrenó un vestido rojo que se le ajustaba al cuerpo como un guante. Se compró zapatos nuevos y pasó la mañana en la peluquería. Estaba radiante. Solo el picor del cráneo le martirizó la noche. Nadie comprendió su muerte hasta que, del pelo cardado asomaron aquellas horrendas patas negras.

Seleccionado por Diversidad literaria para su publicación.

——————————–

DespedidaDespedida 2

 

Anuncios
 

Los comentarios están cerrados.

 
lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

La lengua arrancada

Diánoia: Escribo como si hubiera con quién dialogar.

Zenaida Wheels

Movimiento y relato

corazón de semilla

la educación libre en Gran Canaria

Tinta en las grietas

Montse Espinar

Las plumas del mochuelo

Relatos ilustrados de Felipe Grisolía

Lulibelula's Blog

Un segundo de vida... digital

A %d blogueros les gusta esto: