La tortuga

Soy consciente de haberme ensuciado las manos y las rodillas gateando por el patio de baldosas combinadas de doña Felisa; una vecina de mi abuela y abuela, a su vez, de mi amiga Rosa; y de haber compartido con la nieta una tortuga de tierra: un ser tan diminuto y tan distante como nuestra edad de entonces.

Aquel bicho debía saber mucho respecto a nosotros y a nuestro empeño por pillarle _ con propósitos inconfesables _ de las patas, la cola o la cabeza; porque el día que nos metimos con el en el barreño de lavar la ropa, se encerró a cal y canto en su caparazón y nos dejó hacer libremente a nuestro antojo.

Era, seguramente, un día caluroso ya que nos habían dejado un fondo de agua para chapotear, aunque nosotros la usamos para llenar con una cuchara los agujeros del carapacho. Esperábamos, tal vez, que el animal saliera a protestar para atraparle, pero el bicho sabía mas que nosotros y se limitó a espiarnos desde el interior.

Cuando nos cansamos de insistir y decidimos hurgar con la cuchara, alguien, supongo que mi madre u otro aguafiestas cualquiera, nos sacó en volandas del barreño para secarnos. Rosa y yo, incomprendidos como siempre, nos echamos a llorar a dúo, mientras el animalito, libre de nuestras manos asesinas, corría a esconderse detrás de las macetas en una escapada nunca vista entre los de su especie.

Jamás volví a tener noticias de aquella tortuga, pero cada vez que piso un patio de baldosas en damero; con rincones en sombra y tiestos de esos que tanto abundan en las casonas viejas; tengo la sensación de que el  animalito sigue escondido por allí y, para que no le atormente, me está espiando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

PLUMANIÁTICOS

Un Colectivo Entredosmares

Las plumas del mochuelo

Relatos ilustrados de Felipe Grisolía

El Cuaderno

cuaderno digital de cultura

Gocho Versolari, Obra Poética

Este Blog reúne la obra poética de Gocho Versolari, poeta argentino, residente en Estados Unidos. Muchos de sus textos, están acompañados de videos con el fin de integrar la palabra a la imagen y al sonido en procura de una percepción global del mundo, producto de una mítica presente en nosotros desde nuestros inicios como humanos.

Licamtropía

Dramas. Reflexiones. Poesía. Pequeñas Grandes Historias.

lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

La lengua arrancada

Diánoia: Escribo como si hubiera con quién dialogar.

Zenaida Wheels

Movimiento y relato

Tinta en las grietas

Montse Espinar

Lulibelula's Blog

Un segundo de vida... digital

PLUMANIÁTICOS

Un Colectivo Entredosmares

Las plumas del mochuelo

Relatos ilustrados de Felipe Grisolía

El Cuaderno

cuaderno digital de cultura

Gocho Versolari, Obra Poética

Este Blog reúne la obra poética de Gocho Versolari, poeta argentino, residente en Estados Unidos. Muchos de sus textos, están acompañados de videos con el fin de integrar la palabra a la imagen y al sonido en procura de una percepción global del mundo, producto de una mítica presente en nosotros desde nuestros inicios como humanos.

Licamtropía

Dramas. Reflexiones. Poesía. Pequeñas Grandes Historias.

lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

La lengua arrancada

Diánoia: Escribo como si hubiera con quién dialogar.

Zenaida Wheels

Movimiento y relato

Tinta en las grietas

Montse Espinar

Lulibelula's Blog

Un segundo de vida... digital

A %d blogueros les gusta esto: