RSS

Encuentro delirante

Perdone si me equivoco
buscándola en mi recuerdo.
De su nombre no me acuerdo,
más de su rostro... tampoco.
Lo que ocurre es que trastoco
cuanto tengo frente a mí.
Lo importante o baladí
adquiere el mismo valor
y hasta cambia su color
todo cuanto ya viví.

Veo rojo lo amarillo
o azul cobalto lo verde
Si hay un matiz se me pierde 
en este batiburrillo. 
Todo carece de brillo 
sea opaco o deslumbrante,  
aburrido o trepidante, 
sea mujer o varón, 
solo existe en mi razón 
lo que tengo por delante.

Es terrible esta dolencia 
que me aqueja y atormenta. 
Apenas si me doy cuenta 
de mi falta de conciencia 
rayana en la incoherencia 
cuando impulsivo me expreso, 
y sin pensarlo, confieso,
 en el medio de la calle, 
la sujeto por el talle 
y en sus ojos me embeleso.
 
Comprendo que le parezca 
esta excusa un poco burda, 
que mi conducta la aturda 
y que su tez palidezca. 
Mas le ruego que merezca 
el mal que me tiene preso, 
su comprensión y por eso 
mientras me mira perpleja, 
quede en su boca bermeja 
mi disculpa con un beso…


					
Anuncios
 

Los comentarios están cerrados.

 
lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

La lengua arrancada

Diánoia: Escribo como si hubiera con quién dialogar.

Zenaida Wheels

Movimiento y relato

corazón de semilla

la educación libre en Gran Canaria

Tinta en las grietas

Montse Espinar

Las plumas del mochuelo

Relatos ilustrados de Felipe Grisolía

Lulibelula's Blog

Un segundo de vida... digital

A %d blogueros les gusta esto: